Estás en: Institucional

El Museo de la UNLP restituyó restos humanos al pueblo Nivaclé

Fueron entregados a representantes de la comunidad, que viven en Chaco, Formosa y Paraguay

El Museo de la Universidad Nacional de La Plata fue escenario de otra ceremonia de restitución de restos humanos. En este caso pertenecientes a un individuo del pueblo Nivaclé, cuyos representantes viven Chaco, Formosa y Paraguay. Asistieron al acto representantes de las comunidades El Arragobal y San José del pueblo Nivaclé, autoridades de la UNLP, de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, representantes de pueblos originarios, profesores y estudiantes.

El vicepresidente del Área Académica de la Universidad, Martín López Armengol, encabezó la ceremonia y señaló que “esta restitución es un hecho que acompaña la política de derechos humanos impulsada por la Universidad Nacional  de La Plata”.

La Dra. Analía Lanteri, Directora del Museo de La Plata, agradeció la presencia de las comunidades originarias y autoridades, destacando que “este acto contribuye a estrechar lazos con los pueblos originarios, comprender su historia y crecer en paz”.

Por su parte, representantes de la Comunidad Nivacle expresaron su conformidad por la culminación del proceso de restitución, indicando que “durante mucho tiempo esperamos este momento que es muy importante para nuestro pueblo”.

“Muchas veces nos negaron la identidad en Formosa, pero ahora tenemos el reconocimiento más valioso. Peleamos para ser reconocidos como comunidad y esta es la prueba de que nosotros existimos en Argentina y en Paraguay”, agregó Eulogio Corvalán Morales, representante de la comunidad El Algarrobal.  “Vemos que nuestro pueblo tiene muchas dificultades y necesidades y tal vez con este acto puedan ver ustedes también lo que sufrimos en Formosa”.

Félix Díaz, referente nacional de la Comunidad Qom aseguró que lo sucedido con los Nivaclé, “forma parte de una historia oculta durante muchos años” no solo a las comunidades sino también a toda la sociedad.“Agradecemos el trabajo de los antropólogos y especialistas, pero también exigimos que los conocimientos sean devueltos y compartidos con nuestros pueblos. 

"Los pueblos indígenas decimos que somos hijos de la madre tierra, y por eso cada uno de nosotros tiene derecho a ser enterrado en su suelo para que pueda descansar en paz y ser recordado”, agregó Díaz.

Los restos humanos  restituidos serán enterrados el 8 de junio en la localidad de Río Muerto, Formosa.  

 

Actualizado el: 2019-06-07