En el receso, el Colegio Nacional avanza con obras de puesta en valor

El vicepresidente de la UNLP, Fernando Tauber, recorrió el histórico edificio junto a su directora, Ana García Munitis

Cuando aún resta más de un mes para el reinicio de las clases, el Colegio Nacional Rafael Hernández de la UNLP avanza con los últimos detalles de los trabajos de refacción y mantenimiento de distintos espacios, aulas y dependencias del centenario edificio. Esta mañana, el vicepresidente Institucional de la Universidad, Fernando Tauber, recorrió las obras junto a la directora de la institución, Ana María García Munitis.
La recorrida se inició con una visita a los laboratorios de química, actualmente en la última etapa de su puesta en valor, que incluye la renovación integral de sus pisos.
También siguieron de cerca las tareas de restauración de la carpintería –ventanas, puertas, sócalos, pisos, percheros y pizarrones- de distintas aulas. En este caso, el Colegio trabaja junto a la cooperativa de Carpinteros nucleados en la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular.
La recorrida incluyó además un paso por la Biblioteca Histórica de la institución, espacio que supo funcionar como depósito y que, a partir de ahora, se transformará en un archivo del patrimonio documental. En esta primera etapa se avanzó con la limpieza y ordenamiento y catalogación de libros, que ocupan un espacio de 40 metros lineales de estanterías. Asimismo, se iniciaron los trabajos de pulido de pisos de lo que será una nueva sala de reunión y lectura.
Vale destacar que, durante las tareas, se encontraron allí libros antiguos, entre ellos una enciclopedia del año 1847, así como también artículos de debate de revistas realizadas por los estudiantes del colegió en los tiempos de la Reforma Universitaria de 1918.
Tauber remarcó la importancia de aprovechar las vacaciones de verano para concretar este tipo de obras de puesta en valor porque “para nuestra universidad no hay receso, y es fundamental cuidar nuestros colegios los 365 días del año”. Y agregó: “estas obras permitirán optimizar el funcionamiento y contribuir a mejorar las condiciones de espacio y comodidad para estudiantes y trabajadores”.
Por su parte García Munitis indicó que “estamos en pleno trabajo durante el receso de verano para no interferir la actividad académica; la idea es recibir a los alumnos con espacios más cómodos y confortables para el aprendizaje”.
Durante la visita se evaluó además el trabajo realizado en la playa de estacionamiento, que fue recientemente alisada y apisonada con maquinaría vial.
Finalmente, caminaron por el sendero que conduce al Mural “La Noche de los Lápices”, donde próximamente se colocarán las baldosas realizadas íntegramente por los alumnos con técnicas de mosaiquismo, las que fueron construidas en la materia optativa “Espacio y Arte público”. En ese jardín, también se instalarán esculturas que están en construcción en la facultad de Bellas Artes.

Actualizado el: 2018-02-06