Pensar la administración

El objetivo general de esta universidad en su administración es sostenerla en forma transparente, eficiente y eficaz, asegurándose la gestión y distribución socialmente responsable de los recursos económicos, humanos, edilicios y logísticos para cumplir con sus objetivos fundamentales de enseñanza inclusiva, investigación comprometida y extensión solidaria.

En esa línea, son objetivos específicos de la administración alcanzar una distribución armónica y una ejecución ordenada de su presupuesto, y lograr la organización más adecuada de su personal docente y no docente. También son objetivos importantes para lograr su correcto funcionamiento, la implementación de los sistemas y procedimientos administrativos apropiados, proporcionar el marco normativo necesario para lograrlo, tener el registro correspondiente de su patrimonio y alcanzar la cobertura adecuada de los servicios generales y de mantenimiento y limpieza de los bienes muebles e inmuebles. Por su parte, la dotación y administración de los beneficios estudiantiles no académicos que faciliten la inclusión y permanencia en la universidad de todo aquel ciudadano que tenga la voluntad de estudiar, constituyen un capítulo central de la temática.

Son herramientas fundamentales, los sistemas informáticos para la administración de recursos, personal y estudiantes, los manuales de procedimiento consensuados, un cuerpo normativo apropiado, un conjunto de becas, servicios y actividades destinadas a la inclusión estudiantil, servicios adecuados para docentes y no docentes, y un plan director que oriente sobre las prioridades en las obras y servicios necesarios para el funcionamiento de la UNLP y su mantenimiento.

 

De su Presupuesto

La UNLP recibe un importante presupuesto del Estado Nacional, votado por el Congreso y en los últimos años tuvo una fuerte recuperación de la masa salarial de docentes y no docentes, la que llegó a ocupar más del 91% del total presupuestario. Esto, sumado a la necesidad permanente de destinar mayores recursos a los gastos de funcionamiento, a la creciente demanda de programas académicos en general y al sostenimiento y crecimiento de los servicios y beneficios estudiantiles, obligó a un esfuerzo adicional para que los aumentos en esas partidas superaran los otorgados a la de personal.

La meta es recuperar la proporción de 85% para gastos de personal y 15% para el resto de los gastos, proporción que establece la ley correspondiente, y fuimos mejorando la relación planteada, el actual presupuesto 2018 alcanzó una proporción de 88,5% - 11,5%.

También se impulsó estos años un incremento diferencial para el presupuesto de gastos de las Facultades respecto del resto de las partidas de gastos de funcionamiento.

Por su parte, los recursos extrapresupuestarios gestionados en estos años, ocupan un renglón muy importante, fundamentalmente para la concreción de obras de infraestructura, aunque también para la compra de equipamientos, así como mejorar y complementar servicios y programas. Provienen principalmente de permutas y venta de inmuebles sin uso académico, de partidas presupuestarias remanentes propias y de otras gestionadas en programas de los Ministerios del Interior –Subsecretaría de Obras Públicas, Programa de Infraestructura Universitaria-, de Desarrollo Social, de Educación a través de la Secretaría de Políticas Universitarias, y de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación incluyendo a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y al CONICET. También se recibió el apoyo económico para obras o servicios necesarios, del Gobierno de la provincia de Buenos Aires, de las Presidencias de las Cámaras de Diputados y Senadores Bonaerenses y de las Municipalidades de La Plata, Berisso y Ensenada.

 

De su Personal

El personal docente y no docente, como se desprende del propio presupuesto y de la esencia de la actividad universitaria es un aspecto fundamental que se necesita sostener en un adecuado equilibrio entre los objetivos de la institución, las necesidades que demandan sus actividades y la capacidad presupuestaria para satisfacerlas.

Ambos claustros cuentan con sus convenios colectivos de alcance nacional. El No Docente firmado en el año 2005 y homologado en el 2006 y el Docente firmado en el año 2014 y homologado en el 2015, que avanza aceleradamente en su armonización con el estatuto de la UNLP y las disposiciones vigentes, dotando de estabilidad laboral al conjunto de los trabajadores y definiendo las condiciones para avanzar en su carrera.

El presupuesto 2018 establece una planta de 13.787 docentes universitarios, 572 docentes preuniversitarios además de 8.899 horas en los colegios y 3.016 no docentes, además de 112 funcionarios entre autoridades y cargos de gabinete.

En el caso de los docentes, las facultades muestran un equilibrio general en la cantidad de profesores y auxiliares frente a clase para atender una matrícula de unos 105.000 estudiantes de grado y unos 5.000 de pregrado con educación gratuita, más allá de sobre y sub ofertas internas entre las cátedras de cada carrera y facultad.

El desafío de los próximos años es terminar de equilibrar los cargos necesarios para el dictado de clases y lograr un crecimiento aún mayor en dedicaciones exclusivas y semiexclusivas que permita contar con al menos un 31,03 (proporción promedio nacional 2014) de docentes investigadores, tecnólogos o extensionistas con la mayor parte de su tiempo laboral en la universidad. Esto nos dotará de una comunidad docente con un mayor involucramiento con la vida y los objetivos del desarrollo universitario.

Por su parte, la planta de personal no docente fue fijada en 2.649 cargos para la UNLP en los acuerdos generales de las Convenciones Colectivas de Trabajo del año 2006 entre el Ministerio de Educación a través de la SPU y la Federación Argentina de Trabajadores Universitarios (FATUN) con una distribución armónica y decreciente entre las categorías 7 (ingresante) a 1 -51 cargos categoría 1, 184 categoría 2, 356 categoría 3, 443 categoría 4, 505 categoría 5, 544 categoría 6 y 566 categoría 7-. En función de esa planta, a la que sumó un contrato programa por 120 cargos categoría 7 (40 por año desde el 2013 al 2015), y otro para la creación de la estructura no docente del Canal TV – Universidad por un total de 15 cargos (1 cargo categoría 1, 3 cargos categoría 3, 7 cargos categoría 5 y 4 cargos categoría 7) durante los años 2014 y 2015, el Ministerio asigna anualmente el presupuesto salarial no docente a nuestra institución, el que cubre, en salario promedio para el año 2018 según la pirámide convenida, 2.784 agentes.

En estos años, la UNLP cubría con recursos demandados por otras actividades y servicios, unos 3.016 cargos en su mayoría en categorías altas, producto centralmente de ser una planta de marcada antigüedad y excesivamente envejecida por una medida acordada en paritaria local del año 2006. Esta medida frenó las intimaciones jubilatorias en espera de la sanción de una ley que asegure el 82% móvil para el sector, semejante a la que rige para los docentes, ya que las jubilaciones actuales no alcanzan esa proporción en el ingreso de bolsillo del trabajador no docente.

El paso de los años y la falta de expectativas ciertas de que esa ley se sancione en el corto plazo, impulsó a la UNLP a proponer en el año 2010 un incentivo equivalente a diez sueldos nominales menos aportes de ley (mucho más que diez sueldos de bolsillo) para aquellos trabajadores en condiciones de jubilarse (edad y años trabajados) que opten voluntariamente por la jubilación. En una convocatoria con un plazo cerrado de 60 días (del 20 de octubre al 20 de diciembre de 2010) se acogieron a la propuesta 201 de los 285 empleados en condiciones de jubilarse, un 70% de aquellos que no eran intimados por las condiciones establecidas en la paritaria.

En los años siguientes, y por pedido de ATULP, se sostuvo esta política mediante sucesivas reaperturas del sistema, ratificando cada una el marcado interés de los trabajadores en la misma. Como síntesis del proceso descripto, en 2015 se firmó una acta paritaria particular estableciendo las condiciones y características del Programa de modo estable como política sostenida de la Universidad y como consecuencia, ya todos los trabajadores cuentan con un horizonte de certeza en relación con su jubilación, circunstancia que permite señalar que prácticamente no quedan situaciones de exceso en la edad máxima jubilatoria y el inicio de los respectivos trámites jubilatorios acompaña armónicamente el crecimiento vegetativo de la planta. En enero de 2018, la planta no docente está conformada por 2.879 agentes (la cantidad de salarios no cubiertos se fueron reduciendo en estos años a 95 más que los reconocidos por la SPU).

Este proceso permitió aportar un mayor equilibrio a la distribución de categorías y a la del propio personal en las facultades y dependencias, cumplir con compromisos paritarios de ingreso a planta del año 2007, suspendidos por una evidente imposibilidad económica, y restablecer el llamado a concurso para el ingreso a la carrera no docente. En este sentido, cada año en paritaria se discute la aplicación de las vacantes generadas por jubilación a la cobertura prioritaria de puestos de ingreso tan necesarios por el crecimiento de la Universidad. Proceso mediante el cual cientos de nuevos trabajadores se han incorporado, por concurso, a la planta no docente en toda la Universidad. El primer paso fundamental de eliminar en gran medida el déficit en el costo salarial fue dado. Queda como tarea terminar de recomponer el equilibrio en la pirámide conformada por las categorías y terminar de sustituir en la planta de personal, los contratados para trabajos permanentes por personal con estabilidad.

En ese mismo sentido, es importante lograr paulatinamente una distribución física equilibrada de los trabajadores no docentes en facultades y dependencias, evitando cambios bruscos y traumáticos, pero con una política explícita de reasignación de vacantes a medida que las mismas se produzcan.

Sin embargo, el crecimiento general que manifiesta la UNLP en los últimos años (en edificios, estudiantes y docentes), como el de otras universidades públicas, requiere de una urgente revisión de los acuerdos nacionales en la asignación de una planta de personal acorde a la nueva realidad de esta universidad. El objetivo es resolver el actual desfasaje y en ese sentido se trabaja junto con ATULP y las distintas Facultades y Colegios. La planta necesaria, calculada en base a los criterios del modelo de pautas para asignación de recursos a universidades nacionales del CIN, es de 3.118 agentes, con una distribución armónica en las siete categorías y esto significa 349 agentes más que los que hoy están financiados en el presupuesto de la UNLP.

El objetivo es contar con una planta no docente acorde a las necesidades de administración, asistencia y mantenimiento de las diversas áreas de la universidad, con una pirámide escalafonaria equilibrada y armónica a las responsabilidades requeridas a cada trabajador y con la cobertura presupuestaria correspondiente por parte del Estado Nacional. Esto permitirá no distraer en ella recursos adicionales vitales para otras actividades, que permitan dar respuesta a las demandas propias del sistema y de las hechas a la universidad por la misma sociedad.

Para ello se necesita de un plantel capacitado. En ese sentido, la capacitación del personal no docente es un proceso en marcha desde el año 1998, cuando se empezaron a dictar los primeros cursos y que hoy presenta un fuerte desarrollo, conformado por una nutrida oferta anual de cursos de diversa índole, orientados a dotar al trabajador de los elementos adecuados para su mejor desempeño en la organización. A estos cursos asisten un promedio de 500 trabajadores por año, a los que se suman una Tecnicatura Universitaria con tres orientaciones a ciclo cerrado que ya va por su quinta cohorte, y una Licenciatura articulada con la Tecnicatura que transita por su tercera cohorte, a cuyos egresados se busca dotarlos de formación específica de posgrado.

Por su parte, la planta de funcionarios y de cargos de gabinete prevista en el presupuesto, debiera mantener ese equilibrio, sin distraer cargos docentes para la gestión y conformar un organigrama junto a los cargos de planta estable, muy racional para cubrir las actividades administrativas, y orientado claramente a las demandas de gestión del Plan Estratégico.

El conjunto de los trabajadores de la UNLP, docentes, no docentes y funcionarios, cuenta con servicios sociales proporcionados por una Dirección de Servicios Sociales, con estatuto propio y una gestión compartida entre la Presidencia y los gremios Docente y No docente. Esta Dirección funciona como un co-seguro para medicamentos y servicios médicos, dirige la Guardería de la UNLP, otorga créditos personales de bajo costo y promueve servicios turísticos en general y en particular administra el Museo y Casa de Descanso Samay Huasi en Chilecito, La Rioja, promoviendo y facilitando el acceso de la comunidad universitaria a uno de los símbolos de nuestra historia y parte del acervo personal del fundador de la UNLP, Joaquín V. González.

También cuenta con un área de Salud que asiste en la emergencia y en la derivación de casos, con una fuerte impronta preventiva con programas de exámenes periódicos, de vacunación, de promoción de hábitos saludables, de cursos para dejar de fumar, de capacitación en Soporte Vital Básico y de educación sexual entre otros.

Y además posee un área de prevención de riesgos, basada en la gestión y la capacitación permanente, así como la mejora de las condiciones y medio ambiente de trabajo, que permitió que la UNLP tenga el índice de accidentología más bajo del sistema universitario, según informes de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo.

Asimismo tiene un Instituto de Educación Física para toda la comunidad universitaria, el cual está abierto al conjunto de la sociedad. Este Instituto necesitaba de una especial atención para ponerlo en valor. Ya se recuperó el edificio de valor patrimonial conocido como el Partenón, utilizado hoy como espacio multifunción, y los vestuarios en su subsuelo, se reconstruyó a nuevo la pileta olímpica y se construyó el nuevo edificio administrativo, de atención sanitaria, de gimnasios y buffet. Se demolieron los edificios inútiles que restaban espacios libres para la recreación y los deportes, quitando también viejas estructuras metálicas que particionaban inútilmente el espacio exterior. Se recuperaron los espacios verdes y los playones deportivos y se construyó un circuito aeróbico y se gestiona un nuevo polideportivo, más adecuado y moderno que el actual, así como una pista de atletismo que ponga en valor la existente.

 

 

De los Sistemas y Procedimientos Administrativos

La UNLP debe contar con sistemas para su administración y gestión que establezcan para todos los usuarios y demandantes, los procedimientos y reglas adecuadas y transparentes, que brinden información en tiempo real sobre la marcha de los procesos, contando con las herramientas necesarias y tecnologías actualizadas para mantener informada a la comunidad. Esto se torna indispensable además para tomar decisiones, diseñar estrategias y encaminar las políticas propuestas.

A lo largo de estos años se pusieron en marcha una gran cantidad de sistemas informáticos para la administración, con sus manuales de procedimiento administrativo y sistemas de información para agilizar trámites y consultas, elaborados a partir de debatirlos y consensuarlos entre los administradores de facultades, colegios y dependencias. Sin embargo, para alcanzar los objetivos planteados y optimizar tanto la gestión del personal, de la administración y ejecución del presupuesto incluyendo compras, como de las actividades académicas, fue necesaria la puesta en funcionamiento a pleno de los sistemas informáticos universitarios unificados del SIU: de gestión administrativa Pilagá -junto al de compras Diaguita y de personal Mapuche- y de gestión académica Guaraní -junto al de estadísticas de estudiantes Araucano y al de Bibliotecas-, proceso en el que se pudo avanzar con una serie de implementaciones parciales escalonadas que nos permiten utilizarlos a pleno a partir del 2013.

Estos sistemas se complementan con otros sistemas informáticos desarrollados por la UNLP como el Sistema de Ingreso (SIPU), Solicitud de Becas, Sistema de Títulos, Sistema de Gestión de Bibliotecas integrado con acceso e información de Guaraní (MERAN), Sistema de Carpetas Médicas y Reconocimientos Médicos, Sistema de Certificación de Haberes en Línea, el portal de la UNLP (Choique), el sistema de gestión de colegios de la UNLP (Kimkelén) entre otros servicios para estudiantes, docentes, administrativos y autoridades. Cabe consignar que varios de estos sistemas se han compartido con otras Universidades Nacionales y que en muchos casos se trabaja con licencia libre (GPL).

En cuanto a la propia gestión administrativa, el monitoreo constante de las áreas de la organización permite la optimización de los circuitos procedimentales y comunicacionales y en el caso de la Presidencia, la adecuación de espacios y la provisión del equipamiento adecuado permite un mejoramiento constante –es un ejemplo el cambio en la confección de los títulos implementada en el 2016, pasando de un sistema artesanal de calígrafos a un sistema impreso con mejoras en la seguridad sustancialmente superiores y de mucha más rápida elaboración-.

En razón de ese monitoreo surge claramente la necesidad de apuntalar constantemente el rol que tienen las Direcciones Generales de la Presidencia en tanto órganos rectores de determinados procedimientos administrativos especiales. Se concibe este rol como conformado básicamente por aspectos que deben desarrollarse de modo armónico:

Elaboración de normas de tercer grado (debajo de las Ordenanzas del HCS y de las Resoluciones del Presidente) que unifiquen criterios operativos, estandaricen interpretaciones con base en las experiencias recogidas e integren aspectos no resueltos de manera expresa;

Asesoramiento permanente, tanto a los respectivos servicios ubicados en las Facultades y Dependencias que con ellas se referencian, como hacia las Autoridades Superiores;

Capacitación constante a los trabajadores que se desempeñen en los servicios respectivos para que tengan un acabado y actualizado manejo de las normas y procedimientos;

Fiscalización continua y oportuna, del modo en que los procedimientos se desarrollan para poder corregir a tiempo errores y proponer mejoras en el diseño de normas y trámites; y

Generación de ámbitos especializados de debate administrativo, en los cuales los responsables de todos los servicios intervinientes en determinados procedimientos puedan compartir experiencias y visiones que luego puedan sintetizarse en una constante reforma y mejora de las normas y procederes.

Al mismo tiempo, se entiende que la dinámica contemporánea impone a las administraciones públicas la constante necesidad de aplicar los avances de la informática y las telecomunicaciones a la gestión administrativa de un modo inteligente, que tienda a maximizar la eficiencia de los recursos aplicados (para de ese modo, poder potenciar su aplicación a las funciones específicas y distintivas de la Universidad) sin sacrificio de la seguridad jurídica y la procura constante de sostener los más altos estándares de transparencia. Corresponde por tanto enfatizar el camino emprendido hacia criterios inspirados en los conceptos de despapelización, autogestión digital y gobierno abierto en combinación con los tradicionales resguardos de la administración. Proceso que debe ser encarado como incluyente de la gestión de acuerdos que faciliten no solo los procesos internos de la Universidad, sino también aquellos trámites y procedimientos en que intervienen organismos externos.

Facilitar y volver más ágil la ejecución del gasto en Facultades, Colegios y dependencias, volver menos engorroso los trámites para investigadores, docentes, no docentes y estudiantes y estar al día en las rendiciones de los recursos recibidos y de los procedimientos necesarios para una administración transparente y eficaz, debe ser una preocupación constante y central.

 

Del Marco Normativo

En los últimos años se dotó a la administración de las ordenanzas adecuadas y las resoluciones necesarias para su mejor funcionamiento, cubriendo atrasos estructurales en la materia. Por su parte, la mecánica establecida de discusión permanente y revisión periódica y sistemática con los administradores de la Presidencia y de Facultades y Colegios, nos van dotando de los argumentos necesarios para nuevas disposiciones. Es un renglón en el que se avanzó mucho pero con una permanente demanda de nuevas actualizaciones.

 

Del Control Interno

Al comienzo se expresó que la administración y gestión de las necesidades logísticas de todo ese conjunto, adquiere relevancia para el cumplimiento de los objetivos propuestos. En consecuencia el rol del control interno que practique la institución es trascendente para garantizar la transparencia de su ejecución.

Dicho control se realiza mediante procedimientos y tareas específicas que permiten efectuar un examen y evaluación en forma independiente, objetiva, sistemática y amplia del funcionamiento imperante en la organización, involucrando sus operaciones y el cumplimiento de las responsabilidades financieras, legales y de gestión. Todo ello con el fin de generar una opinión acerca de su eficacia, eficiencia y economía, así como de los posibles apartamientos que se produzcan, brindando asesoramiento a través de recomendaciones a los responsables para generar soluciones a los problemas detectados.

Esto se plasma en Informes de auditoría que realiza la Unidad de Auditoria Interna, los cuales se comunican a las autoridades de Facultades, Dependencias y de la Universidad para que tomen las medidas que correspondan, realizando durante los meses de junio y diciembre un seguimiento para verificar si se cumplieron dichas medidas. También puede verse en la realización de diversas tareas: intervención en los certificados de obras antes de su pago, intervención en los pagos por consolidación de deuda que debe realizar la Universidad, toma de conocimiento de resoluciones de sumarios, etc.

A tal fin la UNLP tiene su Plan de Auditoría a Largo Plazo (PALP) o ciclo de auditoría, que comprende la totalidad de las actividades de auditoría de la entidad y en ese marco, cada año elabora el Plan Anual de Auditoría (PAA). Los Proyectos de Auditoría se escogen de la lista de proyectos categorizados porque fueron considerados de manera general en el PALP, por orden de prioridad y por los tiempos que ellos insuman, más allá de realizar informes puntuales solicitados ante situaciones que los requieran.

El 13 de diciembre de 2013 la Universidad constituyó un Comité de Control junto a la Sindicatura General de la Nación, con el objeto de contar con una adecuada visión del funcionamiento del sistema de control interno y un ámbito donde puedan canalizarse las propuestas de mejoramiento y fortalecimiento de las distintas áreas operativas de esta Casa de Estudios.

El 16 de junio de 2015 se realizó la primera reunión del Comité, analizando líneas de trabajo para mejorar la gestión en materia de rendición de cuentas y resguardo de activos, las cuales se empezaron a implementar a partir de dicha fecha.

 

Del Registro Patrimonial

El patrimonio de bienes inmuebles de la UNLP, después de años de gestión enfocada a resolver viejas demoras se está normalizado en su registración dominial y en las exenciones impositivas correspondientes, restando sólo aquellos temas de trámite vigente, como la escrituración del ex-BIM3, actualmente sede de las Facultades de Psicología y Humanidades y Ciencias de la Educación, en juicio de expropiación por parte de la Provincia. En cuanto a escrituras traslativas de dominio a favor de un tercero, por acuerdos previos con otras instituciones educativas aprobados oportunamente por el Consejo Superior de ésta Universidad, cabe mencionar: la cesión de un inmueble de 9 hectáreas en la localidad de Florencio Varela ex–Laboratorios de YPF con destino a la sede de Universidad Nacional Arturo Jauretche como parte de un acuerdo ya efectivizado en la construcción de infraestructura académica y por otro lado la cesión de un inmueble de 45 hectáreas en la localidad de Lomas de Zamora con destino al Campus Universitario de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, como parte de un acuerdo general entre ambas universidades que implica la liberación de edificios y superficies del Casco Histórico del predio Santa Catalina de la UNLP y la condonación y exención de tasas municipales.

Otro aspecto destacable es la regularización definitiva del Plano de Mensura y División y de la inscripción de dicho Plano y del dominio a nombre de la UNLP en el Registro de la Propiedad de la provincia de La Rioja, del Museo y Casa de Descanso Samay Huasi. Esto se realizó a través de un acuerdo con el Gobierno de dicha Provincia, lo cual permite concretar el dominio de la Universidad sobre una superficie total de 64 hectáreas.

También vale la pena mencionar la ardua gestión en marcha para ceder en propiedad comunitaria a los pueblos originarios Mbya Guaraní, la Reserva Valle del arroyo Cuña Pirú, una propiedad de la UNLP de 6.035 has. en un Área Protegida de la provincia de Misiones, ocupada por cinco tribus de esa etnia.

De los 41 inmuebles propiedad de la UNLP, sólo 1 se encuentra en trámite de gestión de escrituración, el resto está regularizado. También se gestionó y aceptó en comodato un predio de la Nación, de 4.300 m2 con 3.400 m2 cubiertos ubicado en diagonal 80 entre 41 y 42 (ex Comando de la X Brigada). En ambos casos se están gestionando las leyes que permitan acceder a la propiedad definitiva de los predios. También se aceptó la donación de la Municipalidad de Berisso, del edificio del ex Sanatorio de la Carne (con 5.000 m2 cubiertos), para ser transformado en un Centro Universitario.

El caso de los bienes muebles es diferente. Si bien el registro de valores culturales se encuentra normalizado, se lleva años realizando el registro de equipamientos administrativos (tanto en la Presidencia como en las Facultades), siendo la intención avanzar definitivamente, no sólo en el asiento, sino en la baja y el retiro de aquellos fuera de uso, muchos de ellos equipamientos tecnológicos voluminosos que ocupan espacios necesarios para otros usos.

 

De los Servicios

Es necesario optimizar y sistematizar los servicios de limpieza de edificios, al igual que los globales de mantenimiento, limpieza de azoteas y canaletas, desobstrucción de cañerías, corte de pasto y poda.

La UNLP debe ser un ejemplo de buenas prácticas para el conjunto de la comunidad, promoviendo conductas y rutinas tanto por su valor intrínseco como por su efecto demostrativo hacia el conjunto de la sociedad. Los residuos comunes en la UNLP deben estar clasificados y en ese sentido se avanzó en Presidencia y en varias facultades en las que se colocaron tres recipientes para distintos tipos de basura. Las cooperativas de trabajo especializadas en separación y reciclaje de residuos pasan a buscar los papeles, plásticos y metal en forma gratuita.

El papel es, por lejos, el residuo más voluminoso que se produce y se busca reducirlo, reemplazando paulatinamente su uso por medios electrónicos en la producción de información, expedientes, libros, revistas, apuntes, recibos de sueldo y otros documentos académicos y administrativos.

En cuanto a los fluidos, el consumo de agua en la UNLP tiene medidores que muestran altos niveles de consumo en ciertos lugares, por lo que se promueve un programa de uso racional y eficiente con control y monitoreo de pérdidas y excesos.

También es posible mejorar y racionalizar el consumo eléctrico mediante la instalación de un conjunto de transformadores que permitan aprovechar la red de media tensión garantizando una mayor estabilidad y un menor costo, ambos fundamentales no solo para las demandas generales sino para abastecer a los equipamientos tecnológicos necesarios para la investigación y la transferencia. Además, se está avanzando en el uso de energías alternativas como las pantallas solares que se instalaron en la Facultad de Informática (que economizan alrededor del 10% el total de su consumo energético) o los girasoles solares que se están montando en el predio del ex BIM3 para el alumbrado público. Se está estudiando el uso de sensores y timmers para reducir el encendido ocioso de luces, estufas y aires acondicionado.

La telefonía fija en la UNLP todavía tiene una gran cantidad de líneas y un alto costo por su consumo. Se implementó un sistema de centrales IP que permiten un uso más eficiente y económico de este servicio. En la telefonía móvil contratamos redes cerradas con números gratuitos (flotas) y uso solidario de los minutos libres, lo que permitió una drástica reducción de su costo.

Para el uso de Internet, se dotó de fibra óptica y de redes inalámbricas a todas las Facultades y Dependencias de la UNLP, y aunque tiene un alto costo fijo anual, es el mínimo posible para garantizar un uso ágil y eficiente de la Red para la administración, la enseñanza y la investigación, abriendo un campo de nuevas utilidades aún inexplorado.

Finalmente, el caso de la vigilancia preventiva de los bienes y de las personas en Facultades, Colegios y dependencias, que se implementó en los últimos años como una actividad complementaria del personal propio que en horas adicionales cumple esta función después de haber pasado por exámenes psicofísicos y un intenso proceso de capacitación, dio un resultado satisfactorio. Unas 230 personas, en su gran mayoría trabajadores no docentes prestando el servicio a contra turno, ubicadas en lugares estratégicos, dotadas de cabinas de vigilancia iluminadas, indumentaria adecuada y reconocible, bicicletas y telefonía móvil, prestan un servicio que se demostró útil, bajando drásticamente los robos y hurtos. Su labor preventiva y disuasiva está siendo complementada paulatinamente con cámaras de seguridad en espacios exteriores públicos y semipúblicos, establecimiento de circuitos de tránsito denominados corredores seguros con una central de monitoreo permanente, iluminación de los circuitos peatonales dentro y fuera de los predios de la UNLP, mecanismos que las propias Facultades y Colegios implementan en sus edificios y predios y promoción permanente dentro de la comunidad universitaria de conductas tendientes a la prevención.

 

De la Comunicación Institucional

En cuanto a los procesos comunicacionales, la UNLP cuenta con una serie de dispositivos de comunicación institucional, organizacional, corporativa, informativa y dialógica (incluyendo algunos importantes de difusión científica como el Museo de La Plata -de Ciencias Naturales-, la Red de 20 Museos Universitarios y el Planetario), el periódico La Palabra Universitaria -que se difunde bimestralmente como un suplemento dominical del Diario El Día con una tirada de 60.000 ejemplares-, el Portal Web -con 3.323.476 accesos en el año 2017-, la participación en las redes sociales -fundamentalmente Facebook con más de 5 millones de personas que han visto o interactuado con publicaciones de la página y 134.000 seguidores. También Twitter, con 7.233.100 lecturas y 197.000 seguidores que opinan, demandan y reciben a diario información de la UNLP, LinkedIn con cerca de 7.500 contactos y más de 78.000 seguidores de la Página de la UNLP donde se generó un alcance de más de 2.800.000 lecturas de sus publicaciones en la Red Social y You Tube con más de 37.000 reproducciones, aproximadamente 1.100 suscriptores y cerca de 400 videos compartidos en el 2017.

También cuenta con un Servicio de Prensa, con producción propia y permanente de noticias universitarias, la Expo Universidad que se realiza anualmente en el Pasaje Dardo Rocha desde el año 2002 para difundir entre los aspirantes a ingresar a la UNLP las carreras de grado y posgrado y los diversos aspectos de la vida universitaria, con una notable convocatoria, cada vez más importante.

 

De los Beneficios Estudiantiles

La UNLP proporciona una fuerte cobertura de beneficios a los estudiantes de grado y pregrado para facilitar su acceso y progreso académico en la institución.

En estos años se avanzó en este sentido, poniendo en marcha y haciendo crecer el Comedor Universitario, el Albergue Estudiantil, el Boleto Estudiantil Gratuito, una cobertura total de salud, distintos tipos de becas diversificadas de acuerdo a las necesidades específicas detectadas en la población estudiantil y una estructura de recreación, cultura, deportes y demás usos del tiempo libre que fortalece las posibilidades de contención y adecuación al medio universitario.

El presupuesto asignado a los programas estudiantiles no académicos es el segundo más importante de los programas centralizados después del de Ciencia y Técnica, con más de 69,4 millones de pesos para el año 2018, cerca del 10% del total asignado para el funcionamiento de toda la universidad, incluyendo facultades, colegios y dependencias.

El objetivo para los próximos años es el crecimiento en la utilización del sistema ya diseñado y en marcha:

El Comedor Universitario tiene cuatro sedes (Bosque Este, ATULP, Bosque Oeste y Club Everton). La última construida (inaugurada en febrero de 2014) es la del Bosque Oeste, el más poblado de todos los predios de la UNLP permitiendo una mejor accesibilidad a miles de estudiantes. La tarifa tiene un subsidio universal para estudiantes del 60% teniendo un costo de $ 20,00 para el 2018 y un subsidio del 100% -gratuito- para aquellos estudiantes que se encuentren en condición socioeconómica vulnerable. Usan el Comedor unos 7.000 estudiantes por día y pueden acceder al servicio sin subsidio y a un costo de $35,00 los docentes y no docentes. Se brinda un servicio especial para celíacos y se estudia ampliar los servicios con un sistema de viandas que permitan una segunda comida diaria que ya se brinda a aquellos que más la precisan.

El Albergue Universitario funciona en un predio que consta de tres módulos habitacionales, uno de estos se encuentra en la última etapa de recuperación. En 2011 se habilitó un módulo para los primeros 35 estudiantes, en el 2012/2013 se amplió a 70 estudiantes y en el 2014 se habilitó otro módulo llegando a 100 estudiantes. En el 2016 ya son 125 estudiantes de grado que comparten habitaciones o pueden optar por una habitación individual. La capacidad máxima es de unas 200 habitaciones, las que se aspira a tener en su totalidad a disposición en este período de gestión.

Los estudiantes que reciben actualmente la beca de Albergue Universitario cuentan de manera totalmente gratuita con apoyo integral por parte de la UNLP. Se les brinda alojamiento, cuatro comidas diarias, salas de computación y wi-fi en todo el predio, préstamo de bicicletas, un Salón de Usos Múltiples (SUM) y espacios de recreación (canchas de paddle, básquet y fútbol 5, pool, metegol, sala de TV digital), servicio de emergencia médica y consultorios médicos y psicológicos en el predio y calefacción por aire en las habitaciones, entre otras utilidades.

La beca es otorgada en base a la situación económica familiar y renovada según su reglamento, con la única exigencia de un rendimiento académico razonable, establecido en la aprobación del 17% anual del total de la carrera que curse el estudiante.

En el año 2015 gestionamos y logramos la aprobación unánime en ambas Cámaras Legislativas provinciales de la ley 14.735 de Boleto Estudiantil Gratuito para todos los niveles educativos en el transporte provincial local con 50 boletos mensuales para los niveles de Educación Primaria y Secundaria y 45 boletos mensuales para los niveles de Educación Superior terciario y universitario. Para los universitarios se suman cuatro viajes ida y vuelta en el año a su localidad de origen. La Ley fue promulgada y su costo fue incorporado en la Ley de Presupuesto 2016. Gestionamos la reglamentación e implementación inmediata del Sistema, que se puso en marcha en toda la Provincia el 1° de agosto –después de las vacaciones invernales- para los niveles de Educación Inicial, Primaria y Secundaria de colegios públicos y privados subsidiados por el estado. La UNLP fue tomada como prueba piloto para su implementación en septiembre de 2016 mediante la tarjeta SUBE y perfeccionar los mecanismos para generalizar en toda la Provincia. Comenzó a funcionar el 16 de septiembre de 2016, día del 40 aniversario de La Noche de los Lápices y en la UNLP lo utilizan más de 40.000 estudiantes.

La Municipalidad de La Plata, desde el año 2011 subsidiaba en forma universal el 50% del boleto a los estudiantes en las líneas urbanas de su jurisdicción y en el 2015 adhirió a la ley 14.735, por lo que se sumaron las líneas municipales a las líneas provinciales.

Hasta la plena vigencia de la nueva Ley, para aquellos estudiantes con dificultades económicas, la UNLP subsidió el 100% del valor del boleto en todas las líneas, dándoles además la posibilidad de optar por una bicicleta en forma gratuita. Además se efectivizaron convenios para el uso gratuito del tren en el servicio a la Ciudad Autónoma y a las estaciones intermedias y se gestionaron descuentos del 25% para toda la comunidad universitaria en micros de larga distancia para viajes a todo el país.

En el año 2012 se implementó el Rondín Universitario con las líneas de colectivo local, que circula entre el centro y las Facultades y Colegios del área Bosque, ingresando desde el 2014 al complejo del ex BIM 3. En marzo del año 2013, después de un largo proceso de gestión, se puso en funcionamiento el Tren Universitario con un recorrido que va de 1 y 44 a 1 y 72 con 6 estaciones que cubren las Facultades e Institutos del área del Bosque. En el 2016 se puso en marcha el uso gratuito del Ecobus en circuitos que benefician a Facultades periféricas o en el Bosque.

El Sistema de Salud tiene una cobertura total para los estudiantes sin obra social, incluyendo atención médica, odontológica, psicológica, medicamentos, análisis clínicos y anteojos. Estos beneficios están articulados con el sistema de salud local y regional garantizando una prestación completa. La descentralización de los consultorios en las Facultades, la libreta sanitaria estudiantil y el examen médico anual, odontológico y de salud mental son las herramientas fundamentales de nuestro sistema.

El Sistema de Becas se completa con las becas propias de ayuda económica y las gestionadas en los Programas Nacionales (para estudiantes inquilinos, para estudiantes con alguna discapacidad, estudiantes con hijos y becas especiales) que son evaluadas por una trabajadora social y su valor se determina según las necesidades del estudiante. Se estudia un sistema que permita abaratar el costo de los apuntes que hoy el estudiante adquiere en soporte papel.

Mediante convenios se gestionan beneficios a los estudiantes; entre ellos el establecido con la Cámara de Comercio que implementa un sistema de descuento para estudiantes en las compras y el efectuado con el Colegio de Abogados de la Plata que les brinda asesoramiento jurídico gratuito.

Por último, el Programa de Identidad e Integración incorporó una serie de actividades de recreación y formación extracurricular como serigrafía, moldería femenina, Photoshop, fotografía, sonido digital, escritura creativa, danza, telas, yoga, entre otros. Se promueven con intensidad creciente las ya características actividades deportivas como olimpíadas universitarias, maratón anual y torneos específicos que tienen como objetivo la promoción del deporte amateur. Se continuó con la participación en los Juegos Deportivos Universitarios Nacionales y competencias regionales de los equipos universitarios. A esto se le sumaron espacios semanales gratuitos de clases de Pilates, salsa, tango, gimnasia aeróbica y Zumba con el fin de generar hábitos de vida saludable en toda la comunidad universitaria.

DESCARGAR VERSIÓN PDF

Actualizado el: 2018-04-11