El ministro de Educación de la Nación visitó las fábricas del Polo Productivo Social de la UNLP

El ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, junto al secretario de Políticas Universitarias, Oscar Alpa, visitaron hoy el predio del Polo Productivo Social, donde funcionan la Planta de Alimentos Deshidratados y el Centro de la Madera de la Universidad Nacional de La Plata, dos de los más emblemáticos emprendimientos productivos con fines sociales que lleva adelante la casa de estudios platense. Fue recibido por el presidente de la UNLP, Martín López Armengol, el vicepresidente Académico, Fernando Tauber y la vicepresidenta Institucional, Andrea Varela.

De la recorrida también participaron el subsecretario de Fortalecimiento de Trayectorias Estudiantiles, Leandro Quiroga, el secretario de Producción, Daniel Tovio, el secretario de Extensión Universitaria, Sebastián Palma, el responsable de la Planta de Alimentos, Juan Manuel Santillán, Cristian Weber, responsable de Vinculación y Comercialización del Centro de la Madera y el decano de Ciencias Agrarias, Ricardo Andreau.

El titular de la cartera de educativa recorrió junto a las autoridades universitarias las instalaciones de la Planta de Alimentos para la Integración Social (PAIS), donde pudo ver en funcionamiento toda la maquinaria de industria nacional de procesamiento de la verdura fresca, cómo operan los equipos que pelan, cortan y cubetean las hortalizas para pasar a observar por último las enfriadoras, el deshidratador de vegetales, las áreas de envasado y depósitos. Actualmente, la fábrica en pleno funcionamiento tiene capacidad para producir 150 mil raciones diarias de diferentes variedades de guisos deshidratados para ser distribuidos con fines sociales.

Perczyk destacó esta iniciativa como “un verdadero ejemplo de soberanía alimentaria, desarrollo productivo y compromiso social. Acá –agregó- la Universidad pone el conocimiento, la infraestructura y la tecnología al servicio del pueblo; es una política fundamental para disminuir la inseguridad alimentaria y mejorar la calidad de vida de los sectores más vulnerables”.

El presidente Armengol agradeció la presencia del ministro al tiempo que señaló: “para nosotros es muy importante que la máxima autoridad educativa de nuestro país conozca de primera mano la labor académica, científica y de extensión que se desarrolla en nuestra Universidad”.

El titular de la UNLP destacó: “este predio es un espacio de la Universidad Pública, de nuestra Universidad que impulsa a la industria regional, con la participación de productores locales y con un claro sentido social de atender las demandas de los sectores más postergados”.

En la recorrida, el vicepresidente Tauber recordó: “somos la primera Universidad pública del país que cuenta con un proceso de deshidratado de vegetales y un laboratorio de control de calidad de materias primas, insumo final y efluentes”.

Caber recordar que la planta PAIS se construyó y comenzó a operar en el año 2020, durante la gestión del entonces presidente Fernando Tauber.  Al respecto explicó que “desde que comenzamos a idear este proyecto el objetivo fue poner la producción a disposición de los estados municipal, provincial y nacional, para cubrir las necesidades de los sectores más vulnerables en el marco de los diferentes programas oficiales de asistencia social”.

La visita incluyó también el Centro de Capacitación, Transferencia de Tecnología, Producción y Servicios de la Madera, donde recorrieron el aserradero, los talleres de carpintería y se interiorizaron sobre las diferentes líneas de producción. El Centro produce hoy muebles de todo tipo; la denominada “Solución Habitacional de Emergencia”, un módulo ideado y construido como un aporte para paliar el déficit de vivienda que padecen los sectores más postergados. También cuenta con capacidad para producir casas de estilo canadiense aptas para su incorporación a las líneas del Plan Procrear. 

Allí, Perczyk ponderó especialmente el modelo productivo de la UNLP como “una propuesta de producción maderera innovadora y sustentable, un dispositivo para promover el desarrollo comprometido”.

Tras la visita, Andrea Varela remarcó que “la UNLP cuenta en este predio con mucho más que dos unidades de producción; este es un espacio de la Universidad Pública que impulsa a la industria regional, con la participación de productores locales y con un claro sentido social de atender las demandas de los sectores más postergados”.

Con iniciativas de esta envergadura, la Universidad Pública pone en marcha proyectos productivos de enorme trascendencia social. Así, sienta las bases de un modelo de universidad comprometida, que no sólo reconoce las demandas de la comunidad, sino que se adelanta a las políticas públicas. Esto se traduce en hechos concretos como ofrecer alimentos y viviendas para los sectores más vulnerables.

Productos con muy alto nivel de aceptación

Juan Manuel Santillán, responsable operativo de la planta PAÍS explicó que las diferentes variedades de guisos deshidratados ya fueron distribuidas en cinco comedores comunitarios de la región vinculados a la UNLP a través del Consejo Social.

A partir de esta experiencia y de un minucioso relevamiento realizado entre las familias que asisten a los comedores, la secretaría de Producción de la casa de estudios elaboró un informe del que surge que los productos tuvieron un muy alto nivel de aceptación, tanto por sus cualidades nutricionales como por su calidad y sabor.

Una de las principales ventajas para los comedores, explicaron, radica en la sensible reducción de los tiempos de preparación de las comidas. Es que no sólo se ahorra el enorme tiempo y esfuerzo que requiere lavar, pelar y cortar las verduras, sino que además requiere mucho menos tiempo de cocción al fuego.