La UNLP inauguró la muestra “Ana Frank, una historia vigente”

El presidente de la Universidad Nacional de La Plata, Martín López Armengol junto a la secretaria de Derechos Humanos y Políticas de Igualdad, Verónica Cruz, participaron de la inauguración de la muestra “Ana Frank, una historia vigente” – “De la dictadura a la democracia: la vigencia de los Derechos Humanos” que se expone en el patio del Rectorado.

Organizada junto al Centro Literario Israelita y la Biblioteca Max Nordau, la Comisión Provincial por la Memoria y el Centro Ana Frank de Argentina, la exposición podrá visitarse hasta el viernes 2 de septiembre, de 10 a 18 horas, en el patio de la presidencia de la UNLP, ubicada en avenida 7 entre 47 y 48. La entrada es libre y gratuita.

En 1942, cuando cumplió 13 años, Ana Frank recibió de regalo un diario íntimo: lo escribió durante los dos años y medio que vivió escondida durante la Shoá. Ana falleció en el campo de concentración Bergen Belsen, unos meses antes de que termine la Segunda Guerra Mundial. Ese diario es uno de los libros más leídos del mundo y, para muchas personas, es un acercamiento a la vida de los seis millones de judíos que murieron durante la Shoá.

“Ana Frank, una historia vigente” y “De la dictadura a la democracia: la vigencia de los Derechos Humanos” propone hacer un recorrido en torno a los Derechos Humanos desde el nazismo hasta nuestros días. A través de la reconstrucción de la vida de Ana, se pretende ahondar en torno a la historia de la Shoá junto a testimonios de sobrevivientes, el origen del nazismo y su desarrollo. Además, la muestra busca poder dialogar en torno a los Derechos Humanos en Argentina, profundizar sobre el rol de los organismos, las investigaciones y los juicios por delitos de Lesa Humanidad.

 

Con 40 paneles gráficos, la muestra propone la “educación entre pares”: que sean jóvenes de colegios secundarios y formados como guías quienes puedan acompañar, orientar y transmitir la memoria histórica a estudiantes que tengan su misma edad y puedan debatir sobre lo que ven y escuchan.

Armengol destacó el “trabajo enorme de todas las instituciones, de los colegios, de la Universidad, de la provincia de Buenos Aires, que han puesto a disposición sus alumnos y alumnas para formarse, capacitarse y para formar parte de esta historia”.

Con esta muestra, -dijo- “estamos recorriendo parte de la historia del siglo XX que tuvo sus cosas buenas y también horrorosas como éstas. Uno piensa que no se van a repetir nunca porque el siglo XX comenzó con una guerra mundial y unos años después vino la segunda. Luego sucedieron otras tragedias mundiales y en nuestro país la dictadura, sinónimo de otro horror. Actividades como éstas, están unidas: la historia de Ana Frank y la historia de nuestro país”.

“Por eso celebro el rol de la UNLP con su memoria, verdad y justicia, reparación y soberanía, ese lema que tenemos grabado en nuestro ADN y que todos los años conmemoramos en marzo”, señaló el presidente.

 “A los que ya hemos transcurrido un ciclo de vida, tenemos que generar ámbitos de memoria, de participación y articulación entre instituciones muy representativas, fundamentalmente colaborar en que los jóvenes definitivamente sean parte de una sociedad que cambie, que tenga siempre presente el horror de estas experiencias que mostramos y muchas otras que el mundo experimentó y sigue experimentando para finalmente tener un mundo mejor, un mundo sin violencia, con esperanza. Seguramente cuando a Ana Frank le regalaron su diario íntimo nunca pensó que sería para escribir los hechos más espantosos y dramáticos del siglo XX”.

“La responsabilidad está en nosotros, en seguir formando jóvenes, en darle oportunidades, en que los alumnos y alumnas de nuestros colegios secundarios sean los que tomen la posta y transmitan estos valores y principios”, remarcó el presidente.

Al hacer uso de la palabra, Verónica Cruz agradeció a la presidencia de la UNLP por acompañar y apoyar esta iniciativa que implica “una serie de gestiones de ajustes, logísticas y prioridad en la agenda presupuestaria que en estos tiempos no es menor, pero que da cuenta del compromiso asumido por nuestra universidad con la defensa de los derechos humanos y con el trabajo específico en la formación y la sensibilización en este campo”.

“Estas experiencias e iniciativas no hacen más que reforzar la construcción de las memorias colectivas del pasado reciente, e invitar a reflexionar para recrear este legado histórico que nos enorgullece a pesar de lo inenarrable que nos resulta muchas veces el horror ante estos acontecimientos pero, también la posibilidad de reflexionar es lo que nos permite reforzar el horizonte de sentidos y fortalecer ese nunca más que muchas veces volvemos a decir para que efectivamente se materialice en cada una de nuestras prácticas, discursos, e instituciones”, remarcó Cruz.

Las visitas guiadas estarán a cargo de estudiantes de los colegios secundarios de la región y pertenecientes a la UNLP junto a integrantes del grupo de voluntarios de la Comisión Provincial por la Memoria y de estudiantes del Centro Literario Israelita y la Biblioteca Max Nordau, que se capacitaron previamente para acompañar el recorrido.

La muestra fue realizada por el Centro Ana Frank en Holanda, con el objetivo de acercarle al mundo el testimonio de Ana; el cual contribuye a la construcción de una sociedad libre y pluralista donde se garantice la igualdad y el respeto por los derechos humanos, y en la cual la discriminación y la intolerancia no sean aceptadas.

Los colegios de La Plata, Berisso y Ensenada que quieran participar pueden solicitar visitas guiadas inscribiéndose en el formulario. Pueden participar estudiantes desde 6to año de la escuela primaria y colegios secundarios. Las visitas se harán en grupos de hasta 35 personas. Fue declarada de interés educativo por la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense.